<< Contacto Web >>
<< Buscar >>
<< Contacto Regional >>
<< Home >>

 

 

 

 

Justicia, Salud y Desarrollo

 

JUSTICIA, SALUD Y DESARROLLO (J,S & D - Bolivia)
Movimiento por la Salud de los Pueblos (PHM Bolivia)
Red Internacional de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN Bolivia)
Llamado Global de Accion Contra la Pobreza (GCAPBolivia)
Integrante de la Red de Docencia, investigación y Extensión para América Latina (RED IDESAL),

 

Enviado por Dr. Oscar  Lanza (MD,MPH)

                                   COMUNICADO DE PRENSA

     TUBERCULOSIS:  SALUD, DETERMINANTES SOCIALES 
Y EL DERECHO A LA INFORMACION

La Paz (Bolivia)  25 Julio del 2011

           
De acuerdo a datos oficiales del Ministerio de Salud y Deportes de Bolivia, cada año se registran alrededor de ocho mil nuevos casos de este mal (incidencia), dato que por inferencia significaría que en el país tenemos como prevalencia el doble de casos (entre nuevos y antiguos) , es decir 16.000 casos, sin tomar en cuenta el  preocupante sub registro que se da en la notificación de casos, no solo de esta patología si no  de otras varias,  como fruto de la comunicación no necesesariamente compulsoria de esta enfermedad.

Los datos oficiales indican que Bolivia es el tercer país con más enfermos de tuberculosis, luego de Perú y Brasil en la región y se sitúa dentro de los 12 países Latinoamericanos  con las tasas más altas de tuberculosis, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) . De esta forma, esta enfermedad se constituye en un verdadero drama que, estimativamente, provoca el fallecimiento de  700 personas como consecuencia de insuficientes medidas de promoción de la salud, prevención del riesgo, diagnóstico no oportuno y una insuficiente o ausente sensibilización sobre el tema, resultado de una pobre educación comunitaria en salud, a pesar de los esfuerzos de las autoridades responsables.
De acuerdo a datos oficiales el país registra un 83 por ciento de enfermos que buscan auxilio en servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS), como detección pasiva de casos , buscando  recibir y concluir  el tratamiento, que requiere entre 6 y 8 meses de tratamiento. La OMS recomienda alcanzar un 85 por ciento de cumplimiento de la quimioterapia  para lograr impacto  en el control de este mal que no solo exige adherencia al tratamiento  por 6 a 8 meses, si no se tome también en cuenta la mejora de las denominadas Determinantes Sociales de la Salud (mejora para lograr una vivienda digna, educación en salud, nutrición adecuada, saneamiento básico, acceso a servicios básicos, entre otras)  para evitar las recaídas y/o re-infeccion y genuinamente lograr impacto en el control y reducción de la enfermedad.
Según la OMS, 9,4 millones de personas en el mundo resultaron infectadas de tuberculosis el año 2009 y 1,7 millones murieron por esta causa, entre las que se incluyen 380.000 personas con tuberculosis asociada a la pandemia de SIDA/VIH.

Esta  enfermedad es reconocida por los expertos, sin embargo,  como tratable y curable, considerándose el esquema de tratamiento como 100% efectivo. La  pregunta lógica surge  es por qué sigue habiendo victimas y muertos por tuberculosis, si el tratamiento está disponible y es 100% efectivo? .
La respuesta es que estamos ante  una preocupante situación multifactorial predisponente y desencadenante  constituida por la combinación de : pobreza,ignorancia, indiferencia social,  enfermedad  y olvido

Hoy, a pesar del impresionante avance tecnológico de la ciencia y la medicina, un tercio de la población mundial está infectada con el bacilo responsable. Los expertos indican que el 80 por ciento de infectados (no enfermos)  con tuberculosis no desarrollará nunca la enfermedad, si gozan de condiciones dignas de vida, compatibles con básicos Derechos Humanos y el ejercicio de su Derecho a la Salud que favorecen buena defensas orgánicas. Pero la evidencia muestra que anualmente mueren tres millones de personas anualmente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala como objetivo reducir el número de casos para llegar a una erradicación total en 2050, pero ello requiere de una voluntad política de los países como estados miembros de la OMS, para no solo prestar atención a los medios de diagnostico y tratamiento para combatir este mal, si no, sobre todo a ,mejorar las condiciones de vida y las condiciones de salud, donde las Determinantes Sociales antes mencionadas de deberían recibir prioritaria preocupación.  Mientras las brechas entre ricos y pobres continúen creciendo  y  el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)  continúe elevado, las medidas de promoción, prevención, diagnostico y tratamiento continuaran  teniendo escaso impacto.

Es conocido que la población más pobre, residente en los municipios más empobrecidos del país, aportan el mayor número de casos, por tanto la relación entre la tuberculosis y la pobreza es estadísticamente significativa, sin lugar a dudas. Mientras no se supere precarias condiciones de vida como el  hacinamiento, deficientes condiciones de higiene y el estado nutricional, entre otras, estas variables continuaron determinando esta preocupante relación, que en Bolivia representa un verdadero drama humano al que nuestra sociedad no muestra suficiente preocupación social. 
La tuberculosis se puede diagnosticar con exámenes simples, pueden prevenirse sus formas graves con la vacuna BCG que se aplica a todos los recién nacidos antes de abandonar las maternidades y ante la enfermedad, existen medicamentos que la curan completamente. A pesar de todo esto, la tuberculosis perdura, por las subsistencia de precarias condiciones de vida y de salud.

El abandono o inadecuado seguimiento de casos bajo tratamiento es uno de los mayores obstáculos para el control y reducción de la enfermedad y es el claro resultado de insuficiente o inadecuados programas de educación comunitaria en salud. Información es poder  y hay dar ese poder al pueblo para el ejerció de su Derecho a la Salud.  La consecuencia de los abandonos antes de terminar la quimioterapia por el tiempo pertinente (6 a 8 meses) conduce al problema de resistencia a los fármacos, lo que complica las acciones dirigidas a combatir la enfermedad  y a la lucha efectiva contra la tuberculosis. Por ello hoy debemos afrontar el reto de cómo frenar la tuberculosis multi resistente y la más reciente tuberculosis extremadamente resistente.

A esta problemática se asocia el poco o nulo apoyo para la investigación epidemiológica en el control de la tuberculosis, por ejemplo para conocer cuánto demora un paciente entre demostrar preocupación por los signos y síntomas de la enfermedad cuando la afecta, hasta el momento que decide visitar un centro del Sistema Nacional de Salud (SNS). El tiempo transcurrido entre su visita  y en obtener un diagnóstico y el lapso de tiempo registrado entre la confirmación de su diagnostico y el inicio de su tratamiento y el resultado de este, por citar solo algunos parámetros, imprescindibles para la planificación de las políticas y estrategias de salud para combatir este mal.

Las tareas de sensibilización comunitaria sobre este tema contribuirían además, a que  la tuberculosis no continúe siendo estigmatizada  y a una vigilancia epidemiológica mas efectiva.

A pesar que una de las Metas de los Objetivos  de Desarrollo del Milenio (ODMs/MDGs) es reducir en un 50 por ciento los casos de tuberculosis para  el año 2015 y eliminar la tuberculosis para el año 2050, no parece realista lograr estas bien intencionadas metas, si no se presta atención a las Determinantes Sociales de la Salud y no se genera mayor preocupación social sobre este drama.

Para Mayor Información Dirgirse a:
JUSTICIA, SALUD & DESARROLLO
IBFAN Bolivia
Dr. Oscar Lanza V.  (MD,MPH)
Telefax:  (591 2) 222 8596 – 725 15932
E-mail: oscarlvd@entelnet.bo, lvoscar@hotmail.com
La Paz - Bolivia

 

 

 

 

 



 

2012 © Copyright IBFAN ALC
Red Mundial de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN) América Latina y el Caribe
Permitida la reproducción total o parcial de la información con cita de la fuente