<< Contacto Web >>
<< Buscar >>
<< Contacto Regional >>
<< Home >>

 

 

 

 

Justicia, Salud y Desarrollo

 

JUSTICIA, SALUD Y DESARROLLO (S & D - Bolivia)
Red Internacional Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN Bolivia)
Llamado Global de Accion Contra la Pobreza (GACP Bolivia)
Movimiento por la Salud de los Pueblos (PHM Bolivia)
Integrante de la Red de Docencia, investigación y Extensión para América Latina (RED IDESAL),

Enviado por Dr. Oscar  Lanza (MD,MPH)

                            COMUNICADO DE PRENSA

La Paz (Bolivia), Agosto del 2011


Enviado por Dr. Oscar  Lanza (MD,MPH)

          PATENTES, DETERMINANTES SOCIALES DE LA SALUD (DSS),  DESNUTRICION  Y LAS INTERVENCIONES TECNOLOGICAS

1.500 millones de personas vi viven en la pobreza extrema. La recesión económica global dejará este año a 64 millones de individuos en pobreza extrema que se sumarán a los 1. 400 millones de personas que de acuerdo con Naciones Unidas viven ya por debajo de la línea de pobreza, es decir con un ingreso familiar menor o igual a 1.25 dólares al día.

Para volver a sus niveles de capitalización anteriores, los bancos necesitaron recaudar USD 3000 millones para su”rescate”.Si existe suficiente dinero en la comunidad internacional pare el rescate de la banca, de especuladores de la bolsa y del sistema financiero, pero no existe suficiente dinero para hacer que mejoren las condiciones de vida  y las Determinantes Sociales de la Salud (DSS), para la mayor parte de la población mundial, evitando la muerte innecesaria de millones de madres y niños inocentes.
Por ello, en Bolivia, aplaudimos iniciativas como el Programa “Desnutrición Cero”, que contribuyen al ejercicio del Derecho a  al Salud y el Derecho al Alimento, como parte de Derechos Humanos fundamentales.

Esta iniciativa del estado y pueblo boliviano, no puede sin embargo, estar huérfana del compromiso y responsabilidad de la Comunidad Internacional.  Para efectivamente erradicar la Desnutrición, no bastan solo las intervenciones desde el Sector Salud, si prestar atención a elevar las condiciones de vida de la población víctima silenciosa de la pobreza. El programa por tanto necesita  acciones efectivas  en cuanto a  las DSS, entendiéndose estas como “las condiciones sociales en que las personas viven y trabajan, que impactan sobre la salud y/o las características sociales en que la vida se desarrolla”. Las determinantes sociales  son objeto de políticas públicas y son susceptibles de modificación mediante intervenciones efectivas.

Las  intervenciones por tanto, no deben estar  dirigidas solo a los riesgos individuales de enfermar, si no a evitar el negativo impacto colectivo.  Por ello nos preguntamos: ¿Hasta que punto  la salud no debe ser una responsabilidad social y no sólo una responsabilidad individual?. La atención de salud no es la principal fuerza que determina la salud de las personas, sino que es otro determinante más; siendo más importantes los factores que permiten a las personas mejorar o mantener su salud, que los servicios a los cuales acceden cuando se enferman.

El programa plantea la fortificación de alimentos: es decir el proceso en el que se escoge un alimento de consumo masivo, el cual es utilizado para agregarle los micronutrientes seleccionados y que no lo contiene en forma natural.

También plantea el  enriquecimiento de alimentos, es decir el proceso en el cual se adicionan los micronutrientes que han perdido o disminuido en su potencia los productos que de forma natural los contiene, pérdidas que son generadas por el proceso de transformación industrial.

El programa planeta tambien la suplementacion  de alimentos: En la infancia, la suplementación se vuelve necesaria, cuando por falta de conocimiento o negligencia, los padres terminan en no proporcionar a sus hijos  una dieta llena de nutrientes adecuados o en niveles que requieren.

Es aquí donde entra la suplementación proteinica, vitamínica y mineral, que promoverá las cantidades óptimas de nutrientes que se necesitan para que pueda ejercer su función en el metabolismo infantil, garantizando así una alimentación completa.

PREOCUPACIONES SOBRE POLITICAS DE SALUD Y NUTRICION EN BOLIVIA
En Octubre del 2009, el Ministerio de Salud y Deportes de Bolivia, mediante Resolución Ministerial No. 1043, de 14 de Octubre, 2009; y luego de una instrucción del Ministro del área, se determinó la modificación de la cantidad y contenido de los productos, que son parte del paquete de beneficio de asignaciones familiares conocidas como: “Subsidio de Lactancia Materna”, el cual tiene un valor de Bs. 647.- equivalente a un salario mínimo nacional y que se proporciona en especie a las familias y en particular a coadyuvar la apropiada nutrición de las madres con infantes y/o niños pequeños, durante los 12 primeros meses de vida.

Es destacable, que se hayan incluido en el paquete de subsidio, a diferencia de otras oportunidades, productos de reconocido aporte nutricional como ser quinua, leche en polvo, queso, nuez amazónica, amaranto, cañahua, miel de abejas, sal yodada, entre otros y además de que sean productos locales, de producción nacional, aunque existen algunos pocos que pueden resultar cuestionables como ser api (maíz morado en polvo) “suplementos vitamínicos”, y jugos de fruta con soya.

Sin embargo, pese a los avances registrados algunas familias beneficiarias efectúan, con justa razón, reclamos sobre la calidad, seguridad e inocuidad de algunos productos contenidos en éste subsidio, al observar excrementos de vectores, mohos, moluscos, gorgojos (curculionidos) en algunos productos y critican el mal estado de éstos, a pesar de que los envases tienen el sello de control de calidad del propio Ministerio de Salud y Deportes, el cual debería inspirar confianza y no generar más bien reclamos presentados ante el Viceministerio de Protección al Consumidor dependiente del Ministerio de Justicia  y que llevaron a que esta instancia, se pronuncie ante el Ministro de Salud.

Se asume que el nuevo paquete de asignaciones familiares, se debió determinar tomando en cuenta criterios científico - técnicos como ser: valor nutricional, calidad, inocuidad, producción nacional, seguridad alimentaria, capacidad de abastecimiento, inspección previa a proveedores, distribuidores, información para los usuarios consumidores, entre otros.

Sin embargo, resulta llamativo que en la adopción de decisiones, los criterios de organismos expertos tanto nacionales como internacionales, así como instancias de la sociedad civil con experticia y experiencia no se hayan tomado en cuenta, al no haber sido invitadas a brindar sus sugerencias y criterios técnicos, no solo en cuanto al contenido del paquete, si no en cuanto a  criterios para la contratación de proveedores.

Para que tenemos Universidades Públicas, Centros de Investigación Biomédica y de Salud Pública, Colegios de Profesionales, Sociedades Científicas, organizaciones de trabajadores de salud, Organizaciones de la Sociedad Civil con décadas de experiencia operativa en el tema, si su criterio se ignora y no se toma en cuenta al adoptar trascendentes decisiones vinculadas a Salud Pública?
También preocupan las interferencias de algunos nuevos actores internacionales que incursionan en en el campo de las terminaciones de salud, como ser Bancos, Corporaciones, Industrias como Global Fund, GAIN (Global Alliance for Improve Nutrition), Fundación GATES, Unilever entre muchas otras, que si bien señalan humanitarios propósitos, en lugar de fortalecer el rol rector del Estado en el área de salud, terminan debilitándolo por creciente de influencia en decisiones de Salud Pública, algunos a través de programas de donaciones como ser: "'Alive & Thrive Small Grant Program" (cuyo Comité de Asesoramiento Técnico incluye a Stanley Zlotkin, el dueño de la patente de las “chispitas nutricionales”), seduciendo a investigadores en general  y personas del campo de la Salud Pública, nutrición y salud infantil, a veces distorsionado iniciales compromisos por la justicia social y el Derecho a la alimentación de estos investigadores, transformándolos en facilitadores de alianzas público - privadas, interfiriendo en la definición de prioridades de salud pública,  como el  caso concreto que se da a nivel internacional en cuanto al apoyo a la lactancia materna temprana y exclusiva, la lactancia continuada junto a los alimentos complementarios y la aplicación del Código para la supervivencia infantil.

Algunos de estos actores influyen en decisiones políticas sobre el desarrollo y la salud, no solo en Bolivia, si no en todo el mundo en relación con la salud infantil. Un artículo reciente en Lancet [1], escribió sobre la financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates y concluyó: "Más de un tercio ($ 3,27 mil millones) de la financiación se destinó a investigación y desarrollo (principalmente de vacunas y microbicidas), o para la investigación en ciencias básicas. Las conclusiones de este informe plantean varios cuestionamientos sobre las bases de este programa de salud global de formación de donaciones que necesita más investigación y evaluación". Así, se impulsan más  intervenciones tecnológicas que aquellas sistemáticas con orientación de salud pública. En este contexto, invertir algo de dinero en la lactancia materna puede ser considerado como un "encubrimiento" frente a la crítica de las políticas de algunas de estas fundaciones.

A nivel nacional GAIN está creando una demanda sostenida de productos fortificados para la alimentación complementaria mediante modelos innovadores de asociaciones público-privadas, utilizando productos específicos, para que “los pobres” tengan acceso a productos fortificados para la alimentación complementaria. Sus mensajes de acoplamiento y educación sobre alimentación complementaria (y la lactancia sostenida) se orientan a la comercialización de productos industrializados fortificados. A nivel nacional, esta política se convierte en una amenaza real contra los alcances de las políticas públicas y contra las conquistas logradas por años de esfuerzos desarrollados por el movimiento de promoción y protección a la lactancia materna. Inclusive, algunos gobiernos se están convirtiendo en clientes y compradores de productos "milagrosos" en lugar de invertir para satisfacer las necesidades básicas de la población y para lograr el desarrollo sostenible de las capacidades nacionales.

En el caso boliviano las autoridades de salud no adoptan posiciones claras, ni declaran, ni exigen declarar posibles “conflictos de intereses” que no infrecuentemente socavan prioridades de desarrollo y de las capacidades nacionales, cuidando  evitar crear dependencias de recursos externos, industriales y similares.

Aún persiste la ingenua ignorancia que mucha gente en el sector de la lactancia tiene sobre la naturaleza de los conflictos de interés. Creen que una compañía es "mala" si no cumple el Código, pero si lo cumple, entonces es "buena", y podemos aceptar dinero de ella, vender sus productos, dejar que subvencione nuestros congresos....

Los conflictos de interés no se producen  por la “maldad de las compañías”. Se producen por la relación entre la actividad comercial de la compañía y la nuestra, como señalada el Dr. Carlos Gonzales (España).Pero somos cada vez más los médicos a los que eso nos molesta, nos preocupa o nos avergüenza, somos cada vez más los que nos unimos a campañas como la de www.nofreelunch.org .
Algunos creen, sostiene el Dr. Carlos Gonzales, que "conflicto de intereses" significa, por ejemplo, que un conferenciante recomienda un producto inútil o perjudicial porque le han dado dinero. Falso. Eso no es un conflicto de intereses, eso es  directamente una canallada. El conflicto de intereses se produce por el sólo  hecho de recibir ese dinero, independientemente de lo que digas o dejes de  decir, independientemente de que el producto sea útil o inútil.

Es bueno  dejar de lado los apasionamientos y los adjetivos, entendiendo que la libertad de expresión es lo importante y que nadie  debería o será denunciado por lo que expresa.
Estas son algunas preocupaciones a debatir y que se proponen desde la Sociedad Civil en Bolivia

Para Mayor Información:
JUSTICIA, SALUD & DESARROLLO
IBFAN (Bolivia)
Telefax:  (591 2) 222 8596 – 725 15932
E-mail: oscarlvd@entelnet.bo-  lvoscar@hotmail.com
La Paz - Bolivia

 

 

 

 

 



 

2012 © Copyright IBFAN ALC
Red Mundial de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN) América Latina y el Caribe
Permitida la reproducción total o parcial de la información con cita de la fuente