<< Contacto Web >>
<< Buscar >>
<< Contacto Regional >>
<< Home >>

 

 

 

 

Justicia, Salud y Desarrollo

 

JUSTICIA, SALUD Y DESARROLLO (S & D - Bolivia)
Red Internacional Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN Bolivia)
Llamado Global de Accion Contra la Pobreza (GACP Bolivia)
Movimiento por la Salud de los Pueblos (PHM Bolivia)
Integrante de la Red de Docencia, investigación y Extensión para América Latina (RED IDESAL),

Enviado por Dr. Oscar  Lanza (MD,MPH)

 

La Paz (Bolivia), 25 de Abril del 2012  

ALERTA: RIESGOS DEL ARSENICO Y SUS RESIDUOS EN ALIMENTOS Y FORMULAS INFANTILES

La Red Internacional de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN)  expresa su preocupación sobre la contaminación química de los productos de alimentación infantil.

Años atrás, el Consejo Ejecutivo de la OMS (Organización Mundial de la Salud)  tomaba conocimiento de un informe sobre niveles de arsénico preocupantes en el agua subterránea en Bangladesh y la contaminación del arroz  que crece en arrozales inundados. Esta situación no se da sin embargo solo en países en vías de desarrollo. También en los Estados Unidos de Norte América donde la agricultura   intensiva de algodón, con el uso de pesticidas arsenicales, son motivo de preocupación: parece que ya no hay nada natural debido a  la agricultura química.

Un informe publicado por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental  de ese país,  por ello hace un  llamando a “normas gubernamentales más estrictas en los niveles de arsénico en los alimentos” basados en resultados de pruebas que demuestran altos y peligrosos niveles de la toxina en alimentos orgánicos destinados a bebés y niños pequeños.

La situación resulta doblemente preocupante, pues surge la pregunta: ¿cómo resultan  incorporadas toxinas  en leches o formulas destinadas a niños  y que son promovidas para el consumo de una población que se conoce como muy susceptible? Al expenderse estos productos, muchos de ellos calificados como “orgánicos”, los consumidores pagan por ellos precios más altos en la confianza  que son libres de toxinas,  mostrando la evidencia que no es así.

Lo que los consumidores necesitamos conocer es que  productos tales como el “jarabe Brown” elaborado en base a  arroz, se obtiene por cultivo de arroz integral, cocido con enzimas para crear un líquido gelatinoso. Después de procesos de  reducción por el calor, el almíbar resultante se usa como edulcorante que se utiliza  en varios alimentos, tales como las atractivas  barras de cereales, bebidas energéticas, y algunas fórmulas para bebés.

¿Por qué existen altos residuos de arsénico en los jarabes de arroz?
El arroz tiene una alta capacidad de absorción de nutrientes y también de otros productos químicos utilizados en la tierra donde se cultiva. Según el especialista en pediatría y activista de la salud Dr. Alan Greene, el arsénico probablemente procede de restos de pesticidas arsenicales utilizados  ya por décadas en la denominada  “agricultura química” y que son utilizados, por ejemplo, en cultivos de algodón convencional en  el Sur de los EE.UU.  El  arsénico permanece en el suelo mucho tiempo después de su uso. En algunos países, sin embargo,  se siguen utilizando los plaguicidas arsenicales en cultivos. De esta forma, cuando se procesa el arroz para la producción de jarabes de arroz, los residuos de arsénico resultan mucho más concentrados en ellos.

Debido a ello, varias organizaciones de Protección  al consumidor y del medio ambiente, a nivel internacional, se movilizan para solicitar urgentemente a sus gobiernos establecer límites reglamentarios de los niveles de arsénico en los alimentos. En la actualidad, las directrices para estos límites tienen ya más de 20 años desde su adopción, límites que permiten hasta 10 partes por billón (10 ppb) en agua del grifo y/o agua embotellada y que requieren ciertamente ser actualizados. Quien efectúa la verificación de tales limites en los países del Sur, como  Bolivia y en tantos otros países en vías de desarrollo?  ó es que la vida en el Sur se aprecia menos que en el Norte?

Debemos Preocuparnos por substancias Químicas toxicas en nuestros alimentos?

No hay duda que si: el arsénico y sus residuos ilustra la problemática que no todas las substancias utilizadas para elevara la producción, son buenas para usted ni para su salud. En dosis altas los residuos de arsénico, por supuesto, resultan un veneno mortal, pero incluso en niveles más bajos de exposición. Es un hecho establecido que estos residuos de arsénico pueden aumentar los riesgos de cáncer y enfermedades cardiacas. Resulta especialmente peligroso para los niños pequeños en los que la exposición crónica al arsénico, se relaciona con un menor coeficiente intelectual y con una función intelectual deficiente. Los residuos de arsénico pueden estar presentes también  en agua subterráneas  y pueden encontrarse incluso en el agua potable si no se hacen controles de sus límites, como también  en los alimentos cultivados en suelos contaminados con arsénico, situaciones que son difícil de evitar, pero que es un deber y responsabilidad de Salud Publica investigar.

La revista “Environmental Health Perspectives” señala  que el jarabe de arroz integral , utilizado en muchos alimentos orgánicos y sin gluten y que se  incluye en la preparación de algunas “fórmulas infantiles destinadas a bebés” se constituyen en una fuente de arsénico . Los investigadores de Dartmouth College y la Escuela de Medicina de Dartmouth  (USA) examinaron  jarabes de arroz orgánicos  de color marrón y encontraron evidencia que algunas fórmulas (productos lácteos, leches destinadas a bebés), barras de cereales y bebidas energízantes contenían niveles de arsénicos significativamente más altos a los establecidos (10 partes por mil millones) como  límite federal establecido en los Estados Unidos incluso en el agua  para beber y/o agua embotellada.

 Quien verifica se cumplan estos límites en países menos desarrollados?

Brian Jackson, uno de los autores principales del estudio, menciono a  “Consumer Reports”, que
"en la ausencia de normas  actualizadas y limites para niveles de residuos de arsénico en los alimentos, se conseja a los padres evitar la exposición de sus niños a productos donde no se verifiquen limites de arsénico, evitando por ejemplo el uso de fórmulas destinadas a bebes en la que se emplean elementos como el  “jarabe Brown” de arroz  como ingrediente principal". 

Algunos de los hallazgos del estudio señalado  incluyen:
• Dos de 17 fórmulas para bebés  investigadas contenían jarabe de arroz integral como ingrediente principal, y uno tenía una  presentaba concentración de  residuos de arsénico seis veces superior a lo señalado por  reglas federales  de Estados Unidos como contenido en el agua.
• 22 de 29 barras de cereales o barritas energéticas analizadas tenían por lo menos uno de los cuatro productos de arroz - el jarabe de arroz integral orgánico, harina de arroz, grano de arroz o arroz copos – como uno de los  ingredientes principales. Estas barras presentaban niveles de arsénico van desde 23 a 128 ppb,  muy por encima del límite federal sobre el agua.
• Pruebas de productos promocionados como fuentes de “alta energía”, anunciados incluso como "inyecciones de energía", presentaban contenidos de  84 ppb de arsénico total, y  dos de ellos contenían hasta contenían 171 ppb.

También importa qué tipo de arsénico contaminan los alimentos: orgánico o inorgánico. El Arsénico orgánico es generalmente considerado  como menos dañino que el arsénico inorgánico. La mayor parte del arsénico encontrado en barras alimentarias y geles energéticos, según el estudio  era arsénico  inorgánico, mientras que los residuos de arsénico en fórmulas infantiles presentaba en su mayor parte arsénico orgánico.

Mientras, los industriales de estos productos en  Estados Unido sostienen que sus productos conteniendo arroz son seguros para su consumo ", como afirma  Stacy Fitzgerald-REDD, una portavoz  de esta industria en los EE.UU. subrayando que  "cuando se discute el contenido de arsénico en los alimentos resulta esencial distinguir entre el arsénico orgánico e inorgánico."
Sostiene que "la mayor parte del arsénico en el arroz es arsénico orgánico, el tipo benigno, y la industria de arroz de EE.UU. está trabajando con las autoridades  reguladoras sobre este tema".
 
Incluso  investigadores que no participaron en el estudio están de acuerdo que niños muy pequeños y bebés resultan en mayor riesgo de envenenamiento por arsénico, debido a que sus pequeños cuerpos están expuestos a una mayor exposición de sustancias químicas.
 
La verdadera lección del estudio es la necesidad de regulaciones más estrictas para residuos de substancias químicas como  el arsénico y sus residuos en los alimentos. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.  (FDA), así como agencias reguladoras en el Reino Unido y Europa están en proceso de fijar nuevos  límites y los diferentes estados, deben adoptar similares medidas, precautelando el Derecho a la Salud y el Derecho a la seguridad e inocuidad alimentaria, particularmente de grupos de población que son más vulnerables como ser infantes y niños pequeños.

 

Fuentes:

·         Alison Linnecar – GIFA- IBFAN (Switzerland 2012)

·         Bryan Walsh - senior writer at TIME-  Twitter @bryanrwalsh

·         twitter.com/fooducate on facebook: facebook.com/fooducate

 

 

Para Mayor Información:

JUSTICIA, SALUD & DESARROLLO
IBFAN Bolivia
Movimiento por la Salud de los Pueblos (PHM Bolivia)
Red IDESAL (Bolivia)

Telefax:  (591 2) 222 8596 – 725 15932
E-mail: oscarlvd@entelnet.bo-  lvoscar@hotmail.com
La Paz - Bolivia

 

 

 



 

2012 © Copyright IBFAN ALC
Red Mundial de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN) América Latina y el Caribe
Permitida la reproducción total o parcial de la información con cita de la fuente